AntiCopia
EAC
Afiliados Elites
Foros

Ficha de Jarko ~Aceptada~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Jarko ~Aceptada~

Mensaje por Jarko Häyhä [Imatra] el Jue 14 Abr - 18:58


Nick del user: Pau
Facebook del User: Paulina Guerrero
Nombre: Jarko Häyhä

Sobrenombre: White Death.

Fecha de nacimiento: 22 de Diciembre

Edad: 29 años

¿Es un A.F.I.?: Sirve con honor en los escuadrones de combate. “Esto realmente parece una película”.

Especie de Superviviente: ///

Nacionalidad: Finés

Descripción física: Es un hombre de una altura llamativa y de gesto relajado, sarcástico o serio, dependiendo la situación. Su cabello rubio es largo y lacio, aunque al estar desacomodado todo el tiempo pareciera que desafía la gravedad. Sus ojos son azules y tienen un aspecto filoso en ciertas ocasiones. Su condición física queda demostrada al tener una musculatura muy marcada, con una que otra cicatriz por los entrenamientos.

Peso: 75 kilos
Estatura: 1.86
Género: Masculino
Imagen: Frau de 07-Ghost

Spoiler:






Personalidad: Jarko es un hombre que vive día a día, disfruta de lo que tiene cada hora y parece encontrarle un lado positivo –a veces inexistente- a todas las situaciones de la vida, aunque eso no implica exactamente a que siempre esté feliz o que no pueda hacer un berrinche por parte de una queja. A pesar de su actitud ante otros, es una persona sumamente paciente y disciplinada, obligado a ser así por su educación y su trabajo, siendo que la adrenalina, la valentía y lealtad corren por sus venas por generaciones enteras de soldados y otros sirvientes a la nación.

A pesar de tener un humor alegre tiene su parte dura y fría, que aparece cuando están en las misiones y todavía no recibe su dosis de emoción. Esconde una parte sádica dentro de él, donde disfruta de hacer uso de armas contra seres que no merecen vivir más pues causan un riesgo potencial a otros. Sigue órdenes al pie de la letra, aunque crea sus propias reglas en los momentos donde sabe que no es correcto y por ello siempre toma riesgos. Se le puede considerar muy imprudente a la hora de actuar en el campo de batalla, pero lo hace para descubrir su potencial, además de sentir que no tiene mucho más que hacer y estaría orgulloso de morir en una misión para ser parte de un sacrificio.

Puede ser burlón y sarcástico, también muy relajado en algunos aspectos aunque la mayor parte de las veces exigirá –e impondrá- respeto a todos los presentes. Se puede notar fácilmente que es soñador y que a pesar de todo es sensible ante las situaciones donde se involucren amistades verdaderas. Es sensato al dar órdenes a otros y siempre les cuidará, sintiendo que son parte de su familia en todo momento, llegando a ser muy protector cuando la situación lo amerite, ironía es cuando él mismo se avienta contra los monstruos sin decir más que un grito de guerra necesario.

Orientación Sexual: Hetero

Virtudes y Defectos:

V: Es muy leal y trabajador. Cumple todas sus promesas. Acata bien su política de traer a la mayor cantidad de personas con vida. Es muy perseverante en lo que le importa. Es paciente en su trabajo. Siempre tiene esperanza, aún en los momentos más oscuros.

D: Toma demasiados riesgos y no piensa en sí mismo. Es muy violento en sus relaciones con otras personas. Parece que no se toma nada en serio. No tolera la cobardía. Tiende a culparse por errores ajenos, tomándolos como propios. No toma en cuenta a los otros en sus locuras.

Gustos y Hobbies: La música es uno de sus principales gustos, de ahí que se dedique a silbar la primera melodía que se le ocurra para atraer a los zombies o por puro ocio, su favorita sería “Beethoven Virus”. Le gusta probar nuevas armas –incluso las experimentales- con los infectados. Hacer ejercicio.

Disgustos: Que lo pongan a cargo de un gran escuadrón, puesto que siente la necesidad de protegerlos a todos, sabiendo que es incapaz y eso le estresa. Que haya corrupción entre los mismos operativos y arriesguen a vidas humanas para obtener bienes materiales. Que no haya consciencia en las personas.

Historia:

Nació en la región de Imatra en un pequeño pueblo cercano a la frontera rusa en Finlandia. Su familia se ha dedicado a ser parte del ejército, sea naval, terrario o aéreo, así que su vida siempre giró alrededor de un ambiente estricto y un poco violento, pero eso jamás le molestó pues sabía que era un deber suyo de ayudar a su nación.

Conforme pasaban los años, se entrenó física y psicológicamente para después entrar sin problema alguno a la academia militar, donde se desarrolló con naturalidad y terminó siendo siempre el número uno en su clase, tanto por sus conocimientos, sus ideas creativas al momento de hacer estrategias y su gran potencial con las armas. Cuando se graduó, pudo ser enviado formalmente a proteger un búnker de un gran líder político con el fin de alejar a todo aquél que deseara hacerle daño. Durante los tres años que pasó trabajando ahí, derribó a una gran cantidad de enemigos sin mostrar arrepentimiento.

Durante uno de sus días de actividad, el búnker fue atacado por personas que parecían tener una enfermedad horrible. Falló a la hora de proteger al político dado que en medio del escape su escuadrón casi entero sucumbió ante la infección al poco tiempo. Los pocos sobrevivientes fueron trasladados a diferentes sitios para controlar los problemas ocasionados por estos seres extraños, con el paso de los años se pudo enterar de la muerte de su padre durante una explosión en una fábrica que albergaba a cientos de infectados –un sacrificio- y como uno de sus hermanos desapareció durante una redada al norte de Inglaterra. Su madre y sus otros dos hermanos permanecen a salvo en una instalación del Polo Norte como favor debido a las pérdidas y a los años de trabajo realizados.

Es enviado a Londres junto con su mejor amigo y otros soldados de diferentes nacionalidades para ingresar a la A.F.I. con el intento de contener la infección el tiempo suficiente hasta que las cosas puedan mejorar… o no ser tan malas. Entre múltiples incidentes y misiones, poco a poco pierde a sus conocidos y a la gente que quiere; hoy en día no sabe la ubicación exacta del resto de su familia y reza en secreto por sus compañeros caídos, aunque muy de vez en cuando los encuentra… infectados y con deseos de asesinarle.

En la actualidad, es uno de los altos mandos dentro de la organización y de los más confiables, siendo también tutor para los nuevos ingresados y un gran aliado para aquellos que aún no cae ante las manos de aquellas criaturas que ahora tomaron control de repente del mundo que conoce.

Amigos:Ana González. Li Wang.

Otros datos:

Jamás usa la mira cuando trabaja como francotirador, ya que el reflejo del lente atrae a los infectados.

Su forma de matar a las criaturas cuando las supera en orden numérico y no ocupa ruido, es de romperles el cuello sin problemas.

Sabe hablar finés e inglés de forma fluida, puede entender otros también.
Siempre carga consigo su dog-tag y la de su padre, quien fue soldado durante las primeras jornadas de la infección.

Siempre lleva una cuenta de las unidades que han caído bajo sus manos, así que es bastante normal que se le vea/escuchando contar mientras dispara. Por ahora lleva 498 infectados/monstruos/rebeldes asesinados.

Tiene una cicatriz muy profunda y marcada del cuello hasta el hombro derecho debido a que en una de las misiones uno de sus compañeros cayó presa de un ataque y trató de trasladarlo a las instalaciones mientras lo subía a su espalda. Durante el trayecto sintió como éste tomó su cuchillo de caza de su cinturón y se lo enterró con fuerza. Tuvo la necesidad de matarlo al saber que éste fue infectado. Por fortuna la herida no tuvo contacto con alguno de los virus y se cerró, aunque dejándole ese pequeño recuerdo todavía en su mente y su piel.

Fuma de vez en cuando para relajarse, pero no es dependiente al tabaco.

Casting:

-353… 354… 356… -Finalizó al rematar a un perro con la parte trasera de la escopeta y haberle partido, literalmente, el cuello en tres trozos y después reventarle el rostro en su totalidad a otro infectado con la munición de ésta. Miró a su alrededor… no había nada más, solo cadáveres putrefactos y otros deshechos por los ataques ocasionados contra los causantes. Vislumbró a lo lejos la luz de una linterna amiga, se acercó hasta el soldado para recibir los últimos detalles satisfactorios; habían limpiado en su totalidad el edificio y no se presentaron bajas, ahora mismo recolectaban los restos para hacer la fogata e incinerarlos.

Se limpió el rostro con un pañuelo blanco y que había sido bien resguardado en su uniforme, encontró restos de sudor y de alguna que otra suciedad adherida al casco y a la máscara de gas que le tocó usar para neutralizar zonas de peligro inminente. ¿Qué más les aguardaba? El resto del piso estaba lleno de personas que a pesar de los traumas provocados por el ataque sorpresivo podían seguir viviendo ¿Y por qué no? disfrutar de que tenían la oportunidad de ayudar a una comunidad casi extinguida.

Estaba todavía con energía a pesar de que el exterminio duró dos días enteros; no había comido ni bebido, sus párpados no llegaron a cerrarse para descansar y no pudo quedarse quieto ni cinco minutos por los diferentes cambios en la batalla. Desde el incidente de hacía unos meses, nunca se llegaba a sentar hasta que estuviera dentro de un vehículo que los trasladaba de vuelta a la base o que llegara directamente a su habitación.

Giró para ver cómo los otros soldados quemaban los cuerpos, usaban lo que tenían a la mano como barras de metal o sus propias armas para acercarlos más al fuego o incluso moverlos, nadie quería ser atacado por sorpresa mientras lo hacían con sus manos. La fogata pareció atraer unos cuantos seres más, pero éstos fueron neutralizados apenas llegaron y de forma silenciosa, estaban preparados.

Mientras la hoguera hacía su trabajo, todos los presentes se cubrieron con sus máscaras de gas para evitar el inhalar las cenizas, que aunque no representaran un peligro, continuaban dando un olor muy desagradable por los días de descomposición. Su radio emitió una pequeña vibración, dando a conocer otras noticias… El escuadrón vecino sucumbió ante las fuerzas de Némesis en la gasolinera, no se reportaban sobrevivientes y no enviarían a alguien para averiguarlo.

Todos permanecieron callados mientras los ecos del informante desparecían junto con la transmisión de la radio. Unos lloraron en silencio, habían perdido a amigos, compañeros y hermanos. Con una mirada de seriedad pasó por enfrente de ellos y apuntó con su arma hacia lo lejano, el ruido del disparo desgarró la noche. Los otros le imitaron, rindiendo honores a los caídos.

El sonido de una camioneta los tomó por sorpresa, al menos a aquellos que estaban demasiados distraídos. Entraron con gesto cansado y se tumbaron donde podían mientras él se encontraba protegiendo la puerta por dentro, a su alrededor todo desaparecía y la hoguera dejó ir los pocos restos de humo que habían. Miró hacia la luna, sus ojos mostraban un reflejo inquietante. ¿Cuándo podría el miedo desaparecer de sus corazones? Sus soldados le miraron un poco y él regresó la guardia a la pequeña ventana que mostraba aquél camino que abandonaban. La respuesta era obvia, y sin embargo, a pesar de todo el dolor y la agonía… él tenía esperanza.


"No hay nada de malo en matar, lo malo es aguantar.".
avatar
Jarko Häyhä [Imatra]

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 11/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.